Blogia
librodearena

A mi plin

Aquí me tienen ustedes de vuelta y relajado al fin, Deo gratias. Se acabó, como decía mi amigo Jim Morrison : “The End, my only friend”. Por fin liberado de exámenes y memeces varias. Guardados en el cajón quedan el odioso rotulador amarillo fosforito, los apuntes, y en proceso de olvidar todo lo aprendido para dejar un hueco a cosas realmente interesantes.
Una semanita sin escribir y uno ya empezaba a notar el mono de darle a la tecla. De antemano les comunico mi total y absoluta indiferencia hacia el periodismo oficial, sus leyes deontológicas y la madre que parió a la rana Gustavo, o sea. Por fin libre, que dijo Kunta Kinte, y con unas ganas terribles de no hacer nada, de tocarme los cojones “per secula seculorum”, acabarme el libro de Stefan Zweig y observar un horizonte limpio de tareas programadas y rutina.
Pero miren ustedes cómo está el patio, se va uno una semana y le dan la Expo a Zaragoza—felicidades maño—a Pérez-Carod le tiran de las orejas porque desde las españas han dicho que por aquí, que esta Navidad todos sidra y que compre cava la señora madre del de esquerra. Los políticos patrios con las gónadas de corbata por el discurso de una señora con más cojones—otra ves los atributos masculisno, en el fondo soy un machista—que el caballo de Espartero. Y hablando de ello; vergonzoso lo que están diciendo en la COPE—ya saben, esa emisora propiedad de gays vestidos de negro que no salen del armario—de la susodicha señora Manjón. Es que ya ni a los muertos respetan esta panda de facciosos cavernícolas de la derecha nacional-católica—para que luego vayan de liberales—. La verdad es que escuchando según que cosas a uno no le extraña que en el 36 se le encendiera la sangre al iluminado de turno y le diera candela a más de una iglesia—aunque soy perfectamente consciente de la barbaridad que acabo de decir—.
Bueno pues eso, que la Navidad se presenta calentita y uno ya se ve pasando la nochebuena discutiendo con media familia—votante del PP—. O no. Miren ustedes, quizás el que escribe pase completamente de todo, se deique a leer, escuchar música, charlar con la familia reposadamente y deje pasar tranquilamente las horas sin nada que hacer más que existir.
Bien pensado que le vayan dando mucho por culo a Pérez-Carod, a los del cava, a la COPE, al presidente Petazeta, a Llamazares y su secta, y a Rita la cantaora. Que se avíen, vamos. Que como dice un compadre: cuánto subnormal y qué pocas balas, joder. Pero vamos, que esto es muy políticamente incorrecto, compañeros y compañeras. Así que como la Navidad es época de paz y amor, optaremos por la solución menos drástica; aquello de la Ataraxia que decía Baroja, que viene siendo algo así como la versión chachi del a mi plin.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

marquinho -

moi ja tic de vacances!!! heheh, jo només retindré dues coses dels examens: "Esto es un picnic" y "titi, coja y foca". Dos expresiones que salian en unas sentencias del TC y que me hacian partir de risa.

Patri -

Necesito q llegue ya mi estado de ataraxia. Algo que, como la apatía, es el estado anímico que nos permite alcanzar la felicidad. Sólo hace falta disciplina del apetito para que éste nos presente sólo deseos moderados, y aprender a aceptar los males y a renunciar a los deseos cuando sean imposibles de cumplir. El matiz más importante que separa la ataraxia de la apatía es que la apatía promueve la felicidad como consecuencia de la eliminación de las pasiones y deseos; por el contrario, la ataraxia lo hace mediante la creación de la fortaleza espiritual, fortaleza frente al dolor corporal y las circunstancias adversas. Aunque en el fondo los dos estados anímicos llevan a las mismas consecuencias: indiferencia o imperturbabilidad ante todo. En definitiva, a mi plin!

DaWyZ -

Me encanta: "observar un horizonte limpio de tareas programadas y rutina". Yo todavía no puedo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres