Blogia
librodearena

El baile

El baile Todos se preparan ya para el relevo de gobierno. Las quinielas no dejan de circular en los medios y los "ministrables" ponen su mejor cara ante las cámaras. Entre tanto el ejecutivo saliente no sabe qué hacer con tanto excargo. Le toca ahora al PP recolocar a sus dirigentes. Cualquiera pensaría que uno se mete en política por convicciones y afán de servicio público, pero a la vista del baile que se está montando parece que lo que prima es encontrar un sillón. Qué va a ser de los pobre ministros del PP; no creo que nadie se imagine a Trillo atacando a Bono como portavoz de Defensa del Partido Popular. Hay que recolocarlos, a ser posible en una buena butaca y cobrando una pasta, que al final es siempre lo que importa. Para Rato ya han reservado plaza en el FMI, ante lo cual no cabe sino preocuparse por la futura política económica del organismo. El que no parece que vaya a dedicarse a la política es Aznar. Al pobre deben de habérsele quitado las ganas al ver lo malagradecidos que son sus compatriotas y el poco afecto que le dispensan en este lado del Atlántico. Se va con una perla: el 11-S fue una declaración de guerra al mundo Occidental. Este hombre debería de dejar de leer a Huntington.
Entretanto ZP empieza a dar nombres de ministros. Pedro Solves a economía. Un neoliberal convencido para no incomodar al capital. Al parecer poca cosa va a cambiar en la política económica del nuevo gobieno; "santa Rita que me quede como estoy". Esperemos que no sigan las privatizaciones en masa y que las promesas de Zapatero tiendan a reforzar el sector público. Para Moratinos han reservado ya la cartera de exteriores, lo cual parece una idea razonable si tenemos en cuenta la trayectoria diplomática del mismo y su amplio conocimiento de Oriente Medio. Bono a defensa; esperemos que esta vez nuestros soldados viajen en primera clase. Vicepresidenta del gobierno Maria teresa Fdez. de la Vega; cara de vicepresidenta tiene la mujer, hay que reconocérselo.
La patata caliente de las tropas en Irak ya se la están pasando de unos a otros. Antes del 21 de abril ZP debe de hacerse pronunciado sobre si vuelven ya --como prometió-- o si se quedan, caso este último que sería probable si le cambian el collar al perro y los soldados pasan a llevar una funda azul en el casco. Haga lo que haga el nuevo gabinete, ZP debería tener en cuenta que gran parte de la ciudadanía le votó precisamente por su oposición a la guerra y su promesa de traer a los soldados. Veremos si el nuevo equipo de ZP se estrena con otra verdad a medias siguiendo la tradición de sus antecesores o si cumple con sus promesas electorales, cosa que por una vez en este país no estaría nada mal.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres