Blogia
librodearena

A las cinco de la tarde

Aquí mis primos de ERC tienen una facilidad asombrosa para meterse en jardines. Resulta que ahora van y dicen que los toros no se emitan en horario infantil. Lo juro. Vamos, que van a tener que cambiar el horario de las corridas y hacerlas a las 10 de la noche. Ya me imagino a Sardá comentando el pase de pecho de El Juli. Aquí el que escribe va a los toros. No mucho, es cierto, pero de vez en cuando le gusta ir a la Monumental. Hay que joderse, a mi que me hierve la sangre cuando le pegan un trancazo a un perro. Cosas veredes, amigo Sancho, cosas veredes.
Estos jambos son los mismos que los de las cabezas de magrebís, o sus tíos mayores, que todo puede ser. Ahora resulta que los toros son malos para el desarrollo intelectual y no sé qué mamonada más. A mí que un tipo me diga, oye, que no, que pobre bicho, que le claven banderillas a tu puta madre. Pues vale, oiga, sí, lo comprendo y admito mi barbaridad intrínsica y mi poca sensibilidad, pero ya somos mayorcitos y cada uno tiene sus vicios. Pero que salte un maromo aldeano de estos y me suelte, así, por la buenas, que los niños no pueden ver los toros porque les afecta no sé qué neurona, es que me descojono de la risa, oiga. Vamos, que la Península Ibérica al completo, el sur de Francia y parte de América Latina llevan siglos creando monstruitos y tipos desequilibrados. Yo siempre he dicho que este es un país de caínes y de hijoputas, pero a la hora de sacar la chirla y darle una mojada al vecino la cabeza siempre la hemos tenido muy en su sitio. Supongo que estos gachones habrán realizado algún estudio clínico para llegar a esta conclusión. Y en el susodicho habrán incluido como ejemplos de desiquilibrados a criminales y asesinos del calibre de Pablo Pacasso, Federico García Lorca, Rafael Alberti y una larga lista que sigue.
Porque lo que aquí mis primos de la aldea tampoco saben es que la segunda plaza de toros más antigua del mundo está en Olot, que Barcelona tuvo la plaza más importante de España hasta los años 60 –había gente que iba en tranvía de la Monumental a Las arenas para ver a dos toreros la misma tarde—y que, del mismo modo que en el resto de España, aquí hay mogollón de pueblos que sacan toros en sus fiestas –y que como se pongan tontos los van a correr a gorrazos--. Pero claro, los toros son “espanyols” y franquistas, y encima la peña habla en castellano –y un cojón de pato--.
Así que los toros son perjudiciales para los zagales. Que salga una lumi a las 5 de la tarde diciendo como le ha practicado un francés a Antonio David no lo es. Que los críos vean, entre teletubi y teletubi, como los hijos de Bush bombardean un hospital mutilando niños como ellos , pues tampoco. Que los colegios sean lo más parecido al chichi de la Bernarda y les ahostien hasta llevarlos al suicidio, nasti de plasti. Aquí lo malo para los chavales es que les pongan toros a las 5 de la tarde. Qué nivel, Maribel.
Lo dicho. Que si no les gustan los toros pues muy bien, a mi plin. Pero que se salgan por peteneras cuando todo quisqui sabe por donde van los tiros y a quién pretenden machacar, pues ya no, oiga. Que le vayan a tomar el pelo a Rita “pubilla” la Cantaora.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Oscar -

Por no hablar de los tigres. Estos primos tuyos son unos ridículos, que han llegado a prohibir el circo, digo los tigres del circo.
¿Y los payasos? Supongo que denunciando el intrusismo laboral de los progres. Es que después de la caída del muro de Berlín la diferencia entre derecha e izquierda no está entre compartir la lucha de los explotadores o explotados, sino la de los animales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres