Blogia
librodearena

Collejas

Collejas Es que hay días que te dan el artículo hecho. Uno sólo tiene que poner un poquito de aderezo aquí y un poquito de pimentón allá y le sale tan ricamente.
Ayer precisamente les hablaba de las trincheras mediáticas y de la guerra informativa entre el peperismo y el socialistismo nacional. SER y COPE ¿recuerdan? Pues bien, aparece hoy en periodistadigital una información sobre los excesoso del Fede en su programa. Resulta que el loco de Teruel se ha pasado tres pueblos y ha tocado lo intocable, a saber, la monarquía hispánica. Les cuento. El otro día fueron los Príncipes de Asturias de viaje a Cataluñalandia, que es ese bonito país donde todo el mundo quiere ser independiente—no sé si captan ustedes mi fina ironía—, y en esto que los herederos de don Pelayo se fueron a comer con unos dirigentes del PSC. Craso error, pues al día siguiente ya estaba nuestro Torquemada favorito soltando exabruptos del tipo “¿Es normal que a la hora de comer con alguien en Barcelona sólo coman con los chicos del PSC? ¿Qué pasa, que no hay intelectuales de derechas o es que les da asco a los príncipes de Asturias? Porque claro, siendo príncipes de Asturias, lo suyo es tratar con el mundo marginal, con el hampa".
Claro, la Casa del Rey ya ha puesto el grito en el cielo y ha mandado la queja de rigor a la Conferencia Episcopal—que es ese cenáculo de señores de dudosa sexualidad propietarios de la susodicha emisora—. Y como siempre llueve sobre mojado, resulta que el gobierno socialisto ha dicho esta es la mía y también se ha quejado al mencionado cenáculo del trato dispensado a las ministras modernas—las del Vogue—en la web del Grupo Risa, aparentemente afín al programa del turolense montaraz.
Así que ya ven ustedes, no están ganando para collejas en la COPE. No les voy a decir que a uno le sepan mal según qué cosas y según que collejas. Aunque lo que realmente le repatea el higadillo a l que escribe es que una caterva de ultraconservadores y posfranquistas se cuelguen tan ricamente la etiqueta de “liberales” y nadie les diga que de qué, que milongas las justas y que no mareen la perdiz, please. La gracia que le iba a dar a don Praxedes Sagasta escuchar al Fede cada mañana. Ni les cuento.
De todas formas--y hay cosas que se tienen que admitir--las mañanas no serían lo mismo sin FJL. Del mismo modo que las tardes perderían todo su encanto sin Gomaespuma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

DaWyZ -

Jeje, dentro de poco publicaré una recopilación de las mejores frases de Jiménez Losantos en un chat de Libertad Digital. A ver si me acuerdo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres