Blogia
librodearena

Patriotismo

Resulta que hoy eligen al emperador del mundo. La verdad es que la trae bastante floja el tema, seguirán gobernando las multinacionales. Parce un discurso típico de los antiglobalización. Me declaro fervientemente antiglobalización, pero por una cuestión estética, como Valle Inclán, que decía que era carlista por estética.
El caso es que pase lo que pase no pasará nada. Todo está inventado y los yankis no se van a ir de Irak ni van a dejar de meterse donde nadie les llama. Así, que repito, a mi plin, pikolín.
Les voy a contar otra cosa. Parece que se ha abierto un debate entre mis queridos amigos y compañeros de universidad sobre nacionalismo, independentismo, españolismo, Països Catalans y el chichi de la Bernar. Aquí el arriba firmante tiene gran parte de la culpa por abrir el fuego desde este lado de la barricada antinacionalista. De lo que me alegro es de que la peña ya no se calle y diga lo que piensa. Que mi colega Víctor haya abierto su blog repartiendo canela fina y que mi compadre Manuel esté también por la labor. Me decía un lector el otro día que con gente como yo le daban ganas de montarse el chiringuito independiente. Vale, tronco, móntatelo cuando quieras, pero primero pide un referendum a ver qué pensamos los demás ¿no?
No sé si se dan cuenta ustedes que los nacionalistas –españoles y catalanes—se toman lo suyo con una importancia extrema. Es decir, que lo suyo va a misa. Fe. Se trata de una cuestión de fe me pinten la moto como me la quieran pintar. Aquí el arriba firmante lo tiene clarísimo, son creyentes de la religión del hip hop.
Está todo diáfano, mi país, mi esquinica del mundo, lo mal que lo hemos pasado, company, lo que nos han puteado. A mi me hace mucha gracia porque mis viejos vienen de una tierra a la que putearon de verdad durante siglos una panda de señoritos y cafres con la ayuda de la Santa Madre Iglesia. Cuando apenas tienes para comer supongo que ver a cuatro burgueses panzudos reclamando más autonomía en nombre de no se sabe bien qué te debe dar una risa que ni te cuento. La historia tiene estas cosas. Cataluña tierra de anarquistas –cuanto daño hizo Franco, el muy cabrón--.
Decía anteayer Pérez Reverte que ser español, tener lucidez y conocer algo de Historia es una cabronada. Te das cuenta de lo mucho que nos han mangoneado, que nos han puteado. Gente desde los estrados, las aulas y los púlpitos enfrentándonos. Enfrentando a una raza –si se me permite la barbaridad semántica—de caínes orgullosos adictos a aquello de eso no me lo dices tú en la calle. En este país nos hemos pasado 2000 años dándole candela a todo cristo. Expulsamos a los españoles musulmanes, a los españoles judíos y ahora nos queremos expulsar entre nosotros mismos. Triste, muy triste. Llevamos desde el principio de los tiempos metidos en esta botella taponada que es la Península Ibérica intentando sacar algo de provecho de esta tierra miserable y mal gobernada por reyes subnormales y ministros corruptos. Hemos sido grandes y hemos sido miserables, esa es la historia de mi país. Castellanos, catalanes, andaluces, aragoneses vascos y gallegos dejándose la piel por media Europa defendiendo la fe verdadera y el buen nombre del rey. Iñaki, Josep y Antonio muriendo o matando en Pavía, en Breda, en el Buc, en Gerona, en Trafalgar, en Cavite, en Santiago de Cuba, en Alhucemas, Madrid, Belchite o cruzando el Ebro. Voluntarios catalanes en la Guerra de Cuba. Andaluces liberando pueblos de la Terra Alta de las tropas franquistas catalanas –carlistas para más señas--del Tercio de Montserrat. Maquis catalanes de la CNT, andaluces también anarquistas, aragoneses ácratas, madrileños comunistas, castellanos socialistas dándole candela a los alemanes en Francia. Iñaki, Josep y Antonio helados de frío en Rusia luchando contra los bolcheviques porque tienen que sacar a su viejo padre republicano de un oscuro calabozo franquista.
Siempre los mismos, hermanos, diferentes pero siempre comiendo a las 3, cocinándolo todo con ingentes cantidades de aceite de oliva y un buen vino de Rioja o del Priorat. Heroicos y miserables, grandísimos hijos de puta sin nada que perder enrolados en cualquier barco capaz de sacarlos de la miseria.
Yo me los imagino, a todos, a Iñaki, a Josep, a Antonio y a todos los demás; a Juan el extremeño, a Simón de Cartagena, a Julián el asturiano, a todos. Me los imagino alrededor de un fuego en cualquier parte del mundo hasta arriba de Rioja cantando una jotica con lágrimas en los ojos, lejos de su tierra y de los asaltatrenes que los han querido siempre embaucar con historias.
Siempre los mismos tipos sencillos. Gente que se dejó matar porque algún hijo de puta les dijo cualquier milonga –o porque se lo llevaron por las buenas-- mientras se escondía tras su mesa de despacho y su palacio. Ellos son los que nunca reciben los aplausos de los discursos y no salen jamás en los libros de Historia.
Esa es mi gente. Ese es mi país. Ese es mi patriotismo. No las banderas ni las grandes consignas ni las historias dela Edad Media y los cantares de gesta. Eso se lo dejo a los majaderos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

uno -

http://rabiagranate.blogspot.com/2004/10/fanticos.html

Chorche -

Madrid??

kali -

Juas, pero quien paga la cerveza?? xD

El autor -

Aquí Ricard es un claro ejemplo de que tengo bueno amigos nacionalistas que no son talibanes (aunque un poco cerril sí que eres, querido).
En fin, no está en mi mano convencerte o no, cosa que por otro lado tampoco pretendo. Lo único que quiero es dejar bien claro mi punto de vista y el por qué de este y que no me venga un señor y me diga que es nacionalista porque no sé qué historia de 1714 (falsa, por ciero) o mo sé qué espíritu nacional resurgido a finales del XIX (por la burguesía, claro). Simplemente eso. A todos vosotros, nacionalistas, independentistas y demás, no pretendeo convenceros porque ya estais convencidos. Ahora, tampoco me vendais motos porque no cuela.
Y dicho esto, para que veais, invito a cualquier indepe cabreado a tomarnos una cerveza y hablarlo esto tan ricamente. Que no se diga.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ricard -

Buen intento, pero no me acabas de convencer. Que estemos todos sufriendo parecidas desgracias no significa que todos seamos iguales. Igualdad de clase no implica igualdad nacional. Ya sé que lo de las naciones empieza a partir del xix. Ya sé que le fue bien a determinada burguesía utilizar al proletariado bajo la excusa nacional (la Gran Guerra del 14). Ya sé esto y más cosas, ya sé que los de "mi rincón mediterráneo" son como son, que se unieron a los carlistas por ignorancia, por fanatismo religioso o por defender los antiguos fueros, que huyeron despavoridos cuando cuatro anarcos empezaban a matar curas en l'Arrabassada, etc. Hay muchos puntos de vista. Pero aquí, desde "la religión del hip hop" (tu ipse dixisti), que no, que no me va España, que no soy de ellos. Lo siento, no me convence tu punto de vista al respecto, en algo habíamos de diverger, ¿no? Eso sí, respeto tu divergencia con absoluta amistad.
"Déu nos do ser catalans, gent de bella anomenada", dijo el poeta. Ya nos está bien.

DaWyZ -

"Está todo diáfano, mi país, mi esquinica del mundo, lo mal que lo hemos pasado, company, lo que nos han puteado" ahí está el (inherente) victimismo nacionalista. Por cierto, debí empezar a hacer comentarios aquí mucho antes...

Oscar -

PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE

¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
En los libros están los nombres de los reyes.
¿Los reyes arrastraban los bloques de piedras?
Y Babilonia, tantas veces destruida,
¿quién la reconstruyó una y otra vez?
¿En qué casas de la dorada Lima vivían los que la levantaron?
La tarde en que se dio por terminaba la gran muralla china
¿adónde fueron los albañiles?
La imponente Roma está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los edificó? ¿Sobre quiénes triunfaron los césares?. ¿Los habitantes de Bizancio, cantada en mil alabanzas, vivían todos en palacios?
Si aún en la legendaria Atlantis, la noche en que la tragó el mar
Los que se ahogaban aullaban reclamando sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India
¿El solo?
César derrotó a los galos.
¿Ni siquiera llevaba un cocinero consigo?
Felipe de España lloró cuando se hundió su armada.
¿Nadie más lloró ese día?
Federico II venció en la Guerra de los Siete Años.
¿Quién venció además de él?
Cada página una victoria.
¿Quién cocinaba el festín?
Cada diez años un gran hombre.
¿Quién pagaba los gastos?

A tantos informes
Tantas preguntas.

BERTOLT BRECHT

Biafra -

Plas, plas, plas, plas... ¡bravo! ¡bravo! ¡bravo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres