Blogia
librodearena

El debate

El debate

Los políticos vernáculos celebraron ayer un debate amparado por el Sr. Cuní, quintaesencia del periodismo noucentista. Izeta, Mas, Carod, piqué y Saura, expusieron sus motivos para el voto positivo o negativo al “nou estatut”. El caso es que allí sólo brillaron dos políticos: Mas y Piqué. El resto, como siempre, se quedaron en la anécdota, el folklore y la frase hecha. El pobre de Izeta no supo –o no quiso- salir del monodiscurso anti PP que motiva su vida política. PP malo, PP kaka, PP no, son las razones a favor del Estatut. No hay más que ver la campaña electoral de los socialistas catalanes para darse cuenta de ello; si es malo para el PP es bueno para Cataluña.

Por su parte, el inefable Carod ejerció a la perfección su papel de payaso serio. Sus argumentaciones eran desmanteladas por el resto dejándolo, más de una vez, en una posición algo más que incómoda –derivada de por sí de una ideología de opereta y de unas posiciones poco realistas-. Mas fue, en esta batalla mediática, el que le puso las peras a cuarto al líder de los camisas pardas. Y que conste que a mí Mas ni fu ni fa, pero ayer hasta Piqué se reía de la cera que se daban los líderes nazionalistas.

En este sentido, Piqué siguió en su línea. Mesurado, educado y contestando una por una las acusaciones de Izeta y de saura, porque carod ni lo miraba –pese a estar sentado al lado-. Lástima que en su partido no haya más gente como él que eviten ese escoramiento hacia la derecha más rancia.

Saura a su rollo, como siempre. Qué bonitos es ser progre, etc. De todas formas era de los pocos que daba datos concretos sobre el nuevo estatuto. Lo mejor para él: que se traspasaban mogollón de competencias. Ahora, a la hora de la verdad ni mu de cómo mejorar los servicios ni nada. Al parecer que las transfieran de Madrid será aguita de mayo para que se solucionen todos los problemas.

En este sentido, cabe decir que la izquierda y la derecha nazional, pretenden engordar al monstruo burocrático con la nueva remesa de competencias. Más burocracia, más impuestos –porque ahora los recogerán aquí y ya veremos- y más control, pero ni una palabra de cómo narices van a conseguir que esas transferencias transformen esta tierra en ese mítico Edén que nos quieren vender. Un bonito estatut de izquierdas, como bien dice IC en su propaganda, más que un estatut de consenso. ¿Para qué vamos a hacer un estatut de todos si podemos hacer uno de saldo? “A catalunya, les coses ben fetes”.

De todas formas nadie se engaña. Mas ya dice que este Estatut es un paso más hacia ese horizonte que tenemos como nación, ese “puerto de destino” hacia el que nos dirigimos –mirada cómplice a Carod-. Y a buen entendedor pocas palabras bastan.

Así que nadie se engañe. Aquí saldrá un estatuto con una abstención brutal que sumada a un no –por diferentes motivos- hará que la proverbial estabilidad catalana se vaya al garete. Pero bueno, ellos se lo han buscado. A ver qué dicen de aquí a 5 años cuando las cosas sigan yendo igual de mal. ¿Le echarán también la culpa a Madrid? No tengan la menor duda de ello.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Trajano -

Propuesta políticamente incorrecta :

Hasta el día de hoy todos hablan en nombre del "pueblo" (español, catalán, de Barcelona o de Calella de Palafrugell) pero nadie se atreve a averiguar qué es lo que el pueblo quiere en realidad.

Mi sugerencia es la siguiente : como en Cataluña no existe (hasta el momento) un grupo terrorista que condicione seriamente la expresión popular, propongo que se realice una consulta para definir de una buena vez si los catalanes quieren seguir siendo españoles o constituirse en una república independiente.

Naturalmente, se debería exigir un porcentaje mínimo de participación (propongo el 70 % del padrón electoral).

Si gana el sí a la independencia, se conformará la República de Cataluña y España continuará su historia sin ellos, porque no creo que a nuestro monarca le parezca ético seguir reinando sobre ciudadanos que mayoritariamente no quieren ser sus súbditos.

Si gana la opción de continuar siendo parte de España (ese sería mi voto y es mi esperanza) Cataluña deberá continuar como una región española más, disfrutando de todas las ventajas que le han permitido ser una de las zonas más ricas de nuestra nación y con las obligaciones que ello conlleva. Por supuesto, tendrá todos los privilegios de las otras Comunidades Autónomas y ninguno más, porque lo contrario sería una flagrante injusticia con La Rioja, Murcia, Extremadura, Cantabria, etc.

Fácil ¿verdad? Claro que se acabaría el victimismo, el "quejismo" y el "culpemos a Madrid hasta del clima". A unos cuantos se les terminaría la partitura y tendrían que comenzar a hablar de lo que a la gente realmente le importa, como educación, trabajo, justicia y seguridad, en vez de "hechos diferenciales", "naciones históricas" y toda esa hueca monserga.

paula -

Saldrá el sí, Mas ganará las elecciones y todo volverá a estar como ha estado en 23 años. Estoy convencida.

Kali -

No vi el debate, pero si alguna transcripcion... no se, yo creo que cuando aprueben el estatut este se calmarán un poco...espero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres